Contextos de producción …

Por José Luis Pinto
Mesa 2: Contextos de producción y recepción del arte contemporáneo en la actualidad.
Ofrecer una visión completa de los modelos de producción y recepción del arte contemporáneo de Castilla y León supone un difícil reto debido a la falta de estudios previos rigurosos que ofrezcan un balance contrastado de la realidad y la situación de las artes visuales en esta comunidad, además del inconveniente que supone la heterogeneidad y la falta de conexión de los espacios por donde discurre el arte en el territorio de nuestra región.

Ante la amplitud del panorama a representar me parece aconsejable acotarlo y dibujarlo, en este caso, desde la perspectiva particular de un artista ligado a su territorio y situado en la etapa de lo que últimamente se ha venido denominando arte emergente para intentar examinar (a pesar del riesgo en cuanto a olvidos involuntarios y visión fragmentada en los que toda mirada personal puede incurrir) la realidad y las dificultades a las que se enfrenta aquel que asume la complicada tarea de expresar y canalizar sus inquietudes artísticas en el particular territorio que nos ocupa.

Me propongo en consecuencia hacer, en primer lugar, un esbozo de las carencias específicas que afectan a las diferentes fases (creación-producción, análisis-reflexión y difusión) de la creación visual artística en CyL, en segundo lugar abordaré las deficiencias generales que la afectan de una manera global, para finalmente, señalar una serie de necesidades y posibles modelos alternativos de gestión cultural y artística.
1. Prácticas artísticas locales, carencias específicas en cada una de sus fases:
CREACIÓN – PRODUCCIÓN

Si hablar de prácticas artísticas locales supone describir y analizar los territorios y contextos en los que surge la creación visual contemporánea de nuestra comunidad parece lógico pensar que la definición de “artista local” debería estar ligada de forma inexcusable a estos dos aspectos.

Pienso, por tanto, que deberían tener un especial atención quienes día a día intentan mantener su actividad y trabajan por construir su discurso artístico con los condicionantes socioeconómicos de esta comunidad.
Carencias estructurales

Espacios
La situación real del artista visual emergente en Castilla y León está marcada en numerosas ocasiones por la falta de espacios físicos dignos donde desarrollar su trabajo condicionando, consecuentemente, la producción resultante.

Tecnología y procesos
Dificultad para un acceso razonable y asequible a los medios y tecnologías adecuados para producir en igualdad en condiciones con otras comunidades de nuestro entorno, más avanzadas en este aspecto. Carencias en el desarrollo e investigación de nuevos procesos y su hibridación con los soportes y técnicas tradicionales.

Aprendizaje continuo
Deficiencias en las posibilidades de formación para la actualización tecnológica de forma eficaz y con un carácter continuado.

Carencias económicas
La exhuberancia de la industria cultural contrasta (incluso en tiempos de bonanza económica) con las exiguas y en ocasiones inexistentes ayudas institucionales a la creación, formación y producción artística visual (proarte, becas de creación artística musac).

De forma habitual y para mayor perjuicio de la problemática que describo, las bases mediante las que se conceden estas ayudas no contemplan apartados específicos para los artistas que viven en la región, ignorando así la obligación moral que las instituciones deben asumir de revertir estos recursos sobre los creadores que aún sobreviven en el territorio castellano leonés.

Propuestas
– Ante la ausencia actual de centros de producción y recursos profesionales sería deseable su creación, previa consulta y consenso con los futuros utilitarios de los mismos.

Hay que advertir del riesgo de atomización de estos espacios frente a la actual tendencia a la interrelación de diferentes disciplinas (artes, diseños, ciencia, etc.)

De alguna manera para que su implantación fuera eficaz la multidisciplinariedad debería ser un principio ineludible y los siguientes aspectos debieran estar presentes en su concepción:

– Relación con el entorno social.

– Relaciones con la industria y la tecnología.

– Relación efectiva con la enseñanza reglada (escuelas de arte y facultad de Bellas Artes).

– Comprensión y teoría del arte contemporáneo.

– Formación y actualización tecnológica para artistas y creadores.

– Poner en marcha de manera urgente un plan de ayudas institucionales a la producción artística regional.

– Facilitar el patrocinio y colaboración de la industria privada.

ANÁLISIS-REFLEXIÓN
Carencia de un debate amplio y plural de crítica especializada sobre la creación contemporánea y las políticas culturales actuales.

Propuestas
– Estímulos para el desarrollo de la crítica y teoría del arte contemporáneo y su conexión con los diferentes agentes de las artes visuales en nuestra comunidad (especialmente con los centros de creación autogestionados, galerías privadas y centros de arte).

– Promoción y reflejo de la creación emergente y local en publicaciones especializadas dentro y fuera de nuestras fronteras.

– Habilitar canales para la reflexión y diálogo entre expertos en teoría y crítica de arte y los creadores que permitan desarrollar la capacidad de análisis del arte actual.

– Dotar a los centros de producción materiales bibliográficos y audiovisuales de consulta de fácil acceso para toda la comunidad.

DIFUSIÓN
Son diversos y numerosos los canales mediante los que el arte contemporáneo es difundido (páginas web, certámenes de arte joven, exposiciones en salas, museos y centros de arte institucionales y privados, centros de creación autogestionados, ferias de arte, galerías privadas, jornadas de diversa índole y eventos institucionales como el Festival
Internacional de las Artes de Castilla y León).

Carencias
– Las condiciones en los que se muestran los trabajos también varían y distan (en unos ocasiones más que en otras) del espíritu y los principios fundamentales sobre los que se asienta el manual de buenas prácticas profesionales en las artes visuales: El uso normalizado del contrato por escrito, el respeto a los derechos de autor y la remuneración económica del artista.

– Abandono del arte emergente de la región. Salvo raras excepciones son pocos los Museos y Centros de Arte que cuentan con una programación y espacios estables destinados a difundir la creación emergente y local. El Musac como museo a la cabeza de esta región en cuanto a medios e infraestructuras, debería liderar esta cuestión.

– Falta de atención y seguimiento suficiente por parte de los mediadores culturales, con responsabilidades y capacidad de gestión, de los canales más “débiles” en cuanto a infraestructuras y medios, esto es: Centros de creación autogestionados, galerías y ferias de arte de carácter regional.

– Escasa repercusión y proyección exterior de las actividades desarrolladas en el marco de la comunidad castellano leonesa.

Propuestas
– Fomentar la proyección exterior (nacional e internacional) de las prácticas locales artísticas de contrastada calidad.

– Poner en marcha de forma urgente una política de apoyo a la difusión del arte emergente.

– Habilitar mecanismos e incentivos para el seguimiento continuado de la creación regional (en todos sus canales de difusión) por parte de los mediadores culturales.

– Poner en práctica desde las administraciones, de forma ejemplar, los mínimos establecidos y antes mencionados del manual de buenas prácticas profesionales en las artes visuales.

2. Carencias generales:

Ruptura
Falta de continuidad en las políticas de apoyo al arte emergente.
Hay un gran salto para los creadores desde el momento en que rebasan la edad máxima para tener acceso a los “certámenes de arte joven” y pasan directamente a “competir” por becas de creación que en ocasiones llegan a
ser totalmente abiertas e incluso de carácter internacional.

Aislamiento
Los diferentes agentes del arte viven en una preocupante falta de conexión y comunicación. Las causas pueden ser variadas como la de la dispersión territorial, pero la mayoría de las ocasiones se debe, en mi opinión, a un conflicto de intereses.
Para buena parte de los mediadores culturales (comisarios, críticos, responsables de programación, directores de centros de arte y museos) el “trabajo de campo”, en el territorio de nuestra comunidad, debería ser tarea obligada. Me parece importante la reflexión sobre como resolver esta carencia y hacer que esta labor a pie de calle reporte algún beneficio añadido para los gestores y evitar así el estancamiento de la labor de nuestros artistas visuales.

Profesionalización
La cultura y las artes visuales juegan un importante papel en el desarrollo económico, social y patrimonial del conjunto de la ciudadanía. Es un objetivo, por tanto, alcanzar condiciones laborales, para los artistas, equiparables a las de otros sectores profesionales que si que participan en condiciones dignas del desarrollo del mencionado.

La falta de un mercado suficiente hace que la gran mayoría de nuestros creadores compatibilicen sus labores creativas con otras actividades como medida para paliar la precariedad que les ofrece este sector.
Esta circunstancia podría ser enriquecedora especialmente en el sector de la enseñanza en el que, sin embargo, sorprende la falta de valoración suficiente de los méritos artísticos entre los docentes. Las tareas de
creación artística visual deberían facilitarse y estimularse como las de cualquier otro investigador.

Las consecuencias de esté déficit en la profesionalización y reconocimiento del trabajo artístico son claras: pérdida y dispersión de talentos y futuros valores y ralentización del desarrollo, evolución y madurez artística de los artistas visuales.

Transversalidad
Las artes visuales constituyen una realidad que afecta de manera transversal a diferentes sectores situados desde las administraciones al margen de lo estrictamente artístico.
Economía y comercio:  Establecimiento de una política fiscal específica para el arte y dinamización del mercado del arte de la región.
Educación: Insuficiencia de la enseñanza de la plástica del arte desde la educación primaria.
Clamorosa carencia de la enseñanza de historia del arte contemporáneo desde las Facultades de Historia del Arte con la consecuente transmisión de malos hábitos por parte de los profesionales formados en estas facultades a otros sectores educativos como las Escuelas
Superiores de Arte.
Sería aconsejable la exigencia, a estos profesionales de la enseñanza, de competencias ineludibles relacionadas con este asunto desde los procesos selectivos convocados por la administración.

Cultura y participación ciudadana
Carencias en las posibilidades de participación de la sociedad civil, profesional y no profesional, en las cuestiones y tomas de decisiones relacionadas con el arte público y en el espacio público.

Especificidades regionales: opacidad en la gestión de la cultura y de los fondos públicos por parte de las innumerables fundaciones que pueblan nuestro territorio político.

Escasez de iniciativas relacionadas con la interrelación de nuestra memoria colectiva y la innovación para la construcción de la identidad local.

Concienciación del artista
Toma de conciencia por parte colectivo de artistas visuales de su condición de trabajadores y de las posibilidades de exigencia de todos sus derechos así como del cumplimiento de sus obligaciones profesionales y sociales.

Frente al excesivo ensimismamiento del sector sería higiénico una reflexión acerca de quienes deben ser los destinatarios finales de las políticas culturales, ¿los artistas o los ciudadanos en su conjunto?. Compromiso social.

Necesidades y propuestas:
– Consejo de las artes visuales.
Valorar la viabilidad de un organismo que regule determinados aspectos de la política cultural castellano leonesa, formado por profesionales del arte y de la cultura. Nuevos modelos que garanticen el diseño de políticas culturales cohesionadas y participativas.
Despolitización de la cultura regional.

– Establecimiento de un Plan Estratégico de la Cultura en Castilla y León.
Contando con las premisas, para la formulación del mismo, de transversalidad, coordinación y equilibrio de fuerzas entre todos los agentes y sectores implicados en la industria de las artes visuales.

– Fomento de espacios de autogestión mediante ayudas específicas urgentes a este sector.

– Fomento de la participación privada en las iniciativas relacionadas con la producción e investigación y estímulos para su participación en el sector del mercado del arte. Cooperación de las consejerías afines al sector de economía y comercio en las ferias de arte de la región.

This entry was posted on jueves, marzo 25th, 2010 and is filed under DOCUMENTOS de los PARTICIPANTES. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply