Aportación de Gabriel Perezzan

Hola Víctor:

Acabo de leer con mucha atención algunos de los textos que aparecen en vuestro blog y veo que aunque la intención de estas jornadas son muy loables: conseguir activar pensamiento crítico y creación contemporánea en la comunidad de CyL desde las propias instituciones, la cosa sin embargo tiene sus luces y sombras. Tú lo conoces muy bien ya que no solo están reflejados en algunos de los textos que aparecen en vuestra propia web sino que son notorias y publicas las críticas que se han vertido en el último año sobre la apropiación por parte de ciertos estamentos públicos:

hace meses en museos como el MNCARS y ahora mismo el debate que ha surgido en torno a ciertas políticas de una Universidad privada que frente a los alumnos y el exterior pretenden ser críticos y socialmente muy comprometidos aunque su modelo financiero está condicionado por un ideario ligado a las industrias educativas y culturales que desde posiciones postfordistas y un tanto elitistas precarizan el trabajo de los artistas, cuando no de los propios profesores.

Esta crítica implacable, y a veces hasta cruenta, sobre la dicotomía entre lo institucional y el pensamiento crítico y la creación contemporánea no se puede obviar, la conoces muy bien porque trabajas con revistas como Brumaria que se ha significado siempre muy claramente al respecto.

Nos encontramos que ocurre algo altamente preocupante ya que lo que debiéramos realmente encontrar en la calle, que una parte de la sociedad civil se organice y proponga nuevos modelos y nuevas alternativas, de repente solo lo podemos ver, además de forma repetida, en varias instituciones ligadas al mundo del arte.

Me planteo que si centros como el MUSAC o el MNCARS recurren a tener que articular este tipo de actuaciones es que algo no funciona en nuestra comunidad sea local, global o glocal.  ¿Es que el pensamiento crítico ahora solo puede ocurrir en el campo teórico? ¿Qué está pasando? Yo no estoy en absoluto en contra de que las administraciones promuevan este tipo de actividades, lo preocupante para mí es que esto no surja en el seno de la propia sociedad como una necesidad irrenunciable. ¿Qué sentido tiene hablar de lo local si lo local no está interesado en generar conciencia de sí mismo?

Es por ello que mi posición no puede centrarse solamente en desarrollar crítica, creo que unas jornadas como estas realmente pueden servir no sólo para analizar, criticar y visibilizar, sino debe servir sobre todo para presentar propuestas y alternativas específicas concretas.

Llevo ya varios años dando clases en la USAL y tengo que reconocer que pese a honrosísimas excepciones no he sido capaz de ver muchas propuestas que planteen soluciones novedosas e interesantes que den respuesta a las problemáticas actuales dentro del desolador contexto de CyL.

Sí me ha parecido interesante, por la poca información que me ha llegado, la propuesta del Colectivo Rémora. Espacios difusos. A priori es una actividad muy cercana a un tipo de actuación desarrollada con gran difusión este mismo año en el casco antiguo de Zaragoza, una actuación que según mi opinión, pese al tremendo apoyo institucional ha acabado por ser un auténtico fiasco en Zaragoza, fiasco seguramente provocado justamente por esos intereses institucionales, que han acabado por dar forma a un batiburrillo infumable que une arte y pensamiento con los réditos políticos, donde se empieza a hablar de industria cultural y se mezcla con entretenimiento y conciencia social. Espero que Rémora no tenga la “tremenda suerte” de verse bendecida por ciertas instituciones y si lo es que sepa mantener su norte.

En fin, como bien sabes nada de lo que digo es novedoso pero desgraciadamente sigue siendo muy actual.

Si de lo que se habla es de partir de lo local hecho mucho en falta propuestas concretas que partan de lo que nos es común y cercano y que sean realmente activadoras.

Tenemos que ser muy críticos con el duro contexto que nos está tocando vivir pero a cambio debemos ser capaces de proponer actuaciones regeneradoras de todo tipo que sean exportables a contextos comunes cada vez más amplios.

Has tenido en cuenta si os puede ser interesante analizar el proyecto del Colaboratorio LPCI, que conoces, y que creaba una estructura en la que desde nuestra propia Universidad -la USAL- se han activado relaciones entre distintos campos de conocimiento y de creación dando lugar a que exista la posibilidad de crear nuevos espacios de pensamiento? Ahí se ha trabajado de forma realmente colaborativa, creativa e interdisciplinariamente, y no de una forma endogámica como muy acertadamente apuntaba como un riesgo Alberto Martín en el texto que aparece en vuestro blog. Creo que siendo un modelo creado en una Universidad de la comunidad de CyL bien pudiera serviros como ejemplo de cómo la gente responde cuando son ellos los que proponen y desarrollan proyectos específicos.

Recibe un cordial saludo

Gabriel Perezzan

PD. Adjunto te mando un PDF con el informe final del Colaboratorio por si os interesa

This entry was posted on martes, abril 13th, 2010 and is filed under DOCUMENTOS de los PARTICIPANTES. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply