Sala de cura

C/ Puerta Nueva, S/N. Zamora
por Fernando García Malmierca

Sala de Cura surge en 2008 como idea de rehabilitación de una antigua fabrica de productos cárnicos situada en  Zamora como espacio artístico por parte de sus gestores y creadores, Arturo Ledesma y Fernando García Malmierca. En un principio la idea era realizar intervenciones en el espacio “sacrificial” de la fábrica dándole un uso temporal alternativo. De hecho la primera edición de “Sala de Cura” Refleja el espíritu de respeto al aura que emitía el espacio, estando las creaciones de los artistas “a favor”  del espacio, utilizando y reconvirtiendo objetos industriales en objetos artísticos. En el proceso participaba un psicólogo que recogía el material vivencial en un diario de interacciones psicoactivas. Las actividades planteadas se ampliaron realizando sesiones de sicodrama, performances, conciertos, experimentos sonoros y también  teatro espontáneo o de corte experimental.

Por otro lado se mantuvo el sentido de espacio reconvertido, no reconstruido, de forma que el protagonista principal fuera el espacio y su estructura industrial y laberíntica.

El caso de la fábrica en  suelo urbano que cesó su  actividad industrial y su reconversión para  uso expositivo es en pequeña escala lo que antes sucedió en otras ciudades con la  peculiaridad de que “Sala de Cura”  no intenta imitar a los espacios expositivos institucionales, ni en el fondo ni en la forma, favorece la creación y disposición de un espacio “de libertad”, eliminando todo tipo de burocracia, ceremonias jerárquicas o de referencias al “Cubo Blanco” globalizado de los museos.

Diversas obras y acciones que por su temática o desclasificación difícilmente podrían estar en un espacio expositivo convencional, acuden con toda naturalidad a “Sala de Cura”.

La segunda edición de “Sala de cura” se ocupó de los artistas del entorno cercano, buscando la energía escondida e intentando dar visibilidad a los mismos.

Los públicos de “Sala de cura “ van en consonancia con el espíritu del espacio, a pesar de que su publicidad es prácticamente nula, acuden a “Sala de Cura”, públicos, aparte de los habituales, otros, que no suelen frecuentar los espacios expositivos al uso, que no quieren comulgar con la liturgia institucional y prefieren un sitio más cercano.

Esta labor social y socializadora se da desde el primer momento en este espacio, siendo un lugar de relaciones profesionales entre artistas y los artistas con su público, se comparte el espacio físico y se promociona el compartir espacios mentales, estando en el mismo nivel de atención y trato artistas ultra emergentes y otros ya consolidados.

Así nos alejamos de la práctica curatorial convencional y de la idea de proyecto privado que se puede adaptar a  cualquier sitio.

Queremos que se produzca la interrelación entre artistas y la creación “In Situ”. El espacio costea la producción de la obra del artista, el la medida de lo posible, e intenta realizar un ejercicio democrático directo.

Somos conscientes de que el ejercicio artístico está cada vez más globalizado y cada vez es más difícil la definición de “lo artístico”, por eso intentamos recoger el mayor número de energías, sinergias y  sensibilidades, sin prejuicios ni cortapisas.

En la tercera edición de “Sala de Cura” contamos con cuatro mujeres artistas que desarrollan su trabajo en distintos ámbitos:  video-acción,  performance,  poesía visual,  instalación, etc.

Por Fernando García Malmierca

Catálogo 1

Catálogo 2

Catálogo 3

This entry was posted on viernes, abril 16th, 2010 and is filed under COLECTIVOS. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply