Imágenes y Palabras

Norte de la Provincia de Burgos. 1999-
por Dorien Jongsma

La asociación Imágenes y Palabras existe ya hace diez años y genera una actividad cultural y social continuada en la comarca que rodea su sede y en su amplio entorno en el Norte de la Provincia de Burgos. Hace poco más de un año que terminamos la renovación del edificio para albergar el “Taller Colectivo y Centro Cultural El Hacedor” en La Aldea del Portillo de Busto donde ubicar algunas de las actividades que organizamos.

En resumen, las actividades organizadas por la Asociación persiguen cuatro objetivos:

– Diversificar la actividad cultural en una zona rural, muy poca poblada y con una demanda creciente por parte de un, cada vez más amplio, grupo de visitantes y veraneantes;

– Ofrecer un espacio abierto a creadores de todo el mundo, ya sea de forma individual o colectiva;

– Generar una alternativa social y cultural;

– Dar vida a un pueblo que estaba apunto de morirse.


Imágenes y Palabras busca continuamente y de diferentes formas, la comunicación directa con las personas que viven, veranean y visitan el Norte de la Provincia de Burgos y el Parque Natural de los Montes Obarenes. Creemos necesaria nuestra existencia por la falta de alternativas culturales y sociales en la región y la creciente demanda de estas, tanto de los visitantes como del grupo creciente de nuevos habitantes de la comarca.

Creemos distinta nuestra Asociación a muchas otras ubicadas en el medio rural, porque Imágenes y Palabras no nace de una idea preconcebida sino que se ha ido forjando con el trabajo y el esfuerzo  de tantas y tantos artistas y colaboradores. Hemos ido creciendo según nuestras posibilidades, impulsándonos por las necesidades del entorno directo.

El Hacedor
El Taller Colectivo y Centro Cultural «El Hacedor» es también un edificio singular en la comarca, y quizás también en toda Castilla y León, por la manera en que se ha llevado a cabo su construcción: prácticamente todo él ha sido realizado a base de voluntariado internacional y también nacional. Los materiales utilizados y el equipamiento de los talleres, en parte, han sido donaciones de empresas e individuos de la comarca. De hecho, este edificio, para todos y todas los que de una forma u otra han colaborado en él, tiene un significado especial. Aquí se han conocido personas de muchos lugares del mundo, han compartido con sudores, momentos difíciles y también momentos inolvidables, de ternura, de risas.

Estas experiencias no solo han servido para enriquecer el proceso constructivo, sino también para paulatinamente ampliar el radio de influencia de nuestro proyecto, crear conexiones de forma individual, pero a nivel mundial, que aun perduran y darán sus frutos en su momento.

Paralelamente al proceso de construcción, Imágenes y Palabras nunca ha dejado de lado la cultura y el arte. Hemos seguido organizando actividades hacia fuera, tanto en la capital como en los pueblos y villas del entorno. De esta forma, la Asociación se ha ido consolidando en la comarca y en la provincia.

Nos atreveríamos a decir que es cada vez más difícil encontrar a gente que no conozca La Aldea del Portillo de Busto. Un pueblito donde hasta hace poco no paraba ningún coche, por ser insignificante, un lugar de paso; ahora sale en la prensa, viene gente a visitarlo y esto agrada incluso a los vecinos originarios de esta Aldea. A veces hasta nos ayudan a cortar la hierba alrededor de las obras expuestas en el pueblo.

Creemos también que se ha producido una especie de “re-valorización” de la zona para muchos habitantes de la misma, a través de los ojos de los jóvenes voluntarios y de los visitantes de fuera que en sus conversaciones les transmitían las riquezas que les ofrece el entorno, la belleza de la montaña y de las flores silvestres, el «glamour» de la casa de pueblo.

El Hacedor quiere ser, y ya es, un punto de encuentro local e internacional.

Colaboradores y Dependencia
Pero no todo en un proyecto moderno, en un medio sumamente conservador, es de rosas. La aceptación, sobre todo a nivel político, es un largo trajín y hasta hoy no lo considero terminado. Para poder seguir adelante hay que fijarse en los aspectos positivos, sino te hunden en tu propio barco, pero tampoco se pueden cerrar los ojos a las fuerzas que tienes en tu contra.

Uno de los temas planteados en estas Jornadas que creo es el más delicado de todos y está a la vez relacionado directamente con nuestras posibilidades de futuro, es la relación entre la iniciativa privada por parte, en este caso, de una Asociación sin animo de lucro y las instituciones públicas. Delicado, porque hablamos de dinero y de dependencia.

Para ser sincera, en nuestro proyecto el sobrevivir es una preocupación continua. Resuelto no tenemos nada. Aun así quiero hacer unas consideraciones:

1. En nuestro proyecto siempre hay falta de medios económicos y ante esa carencia hemos buscado alternativas para evitar el uso de dinero:

– Trabajo voluntario en proyectos de larga duración. Sin la ayuda de los voluntarios internacionales ni la mitad de las cosas se podrían haber realizado en nuestra Asociación. La construcción del Hacedor habría sido imposible sin sus esfuerzos. Sobre todo en el contexto del medio rural abandonado, la opción de trabajar con voluntarios internacionales es sensata y funcional.  Pero el enriquecimiento es mutuo: los jóvenes – sobre todo en los proyectos de larga duración de entre 3 y 9 meses – aprenden muchísimas cosas: del trabajo, del idioma, de la convivencia, del medio rural, en fin:, de la vida.

– También hemos buscado y encontrado empresas colaboradoras. No vayas a pedir dinero para un proyecto cultural en estas tierras, porque eso les suena a chino, pero para donar materiales son generalmente más liberales. En mi opinión, vale la pena seguir trabajando con esa práctica. También porque es otra manera de buscar activamente la integración y aceptación de un proyecto  de arte moderno en el entorno local.

2. Pero el dinero tampoco puede faltar. Por necesidad, pero también por convicción, creemos muy importante diversificar los fondos. Un proyecto como el nuestro no puede y no debe depender de un único ente institucional. Como política general y objetivo tenemos que el funcionamiento del Hacedor, el edificio y todo lo que hay dentro, tiene que poder funcionar independientemente de ayudas publicas, por la generación de ingresos propios: venta, donaciones, cuota de socios y colaboraciones individuales. Para proyectos puntuales se puede depender de una subvención, ya que el proyecto en general no se caerá con una actividad más o menos. Reconozco que todavía no hemos llegado a este estado de independencia, pero trabajamos para ello.

Dorien Jongsma
Imágenes y Palabras
WEB
dorien@imagenesypalabras.com
tel. 947 301 493
MEMORIA

This entry was posted on miércoles, abril 28th, 2010 and is filed under COLECTIVOS. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Etiquetas

NUEVOS CONTENIDOS

Galería de imágenes

SSL is required

COMENTARIOS

ENLACES