La Casa Rancia

Salamanca. 2002/2003.
por Julio Falag谩n

La casa rancia surgi贸 en 2002, tras la uni贸n de 7 artistas de la facultad de BBAA de Salamanca que ten铆an una amistad y unos objetivos comunes: Odio por la modernez de moda.

En Salamanca no exist铆a apenas una escena alternativa en el arte, salvo el Gallo y alg煤n colectivo sin local. Y nos decidimos a abrir un centro autogestionado dedicado al arte en todos sus formatos, abierto a la participaci贸n de aquel que quisiera presentando un proyecto, el 煤nico requisito, compartir la ideolog铆a de respeto por lo Rancio. Para ello hicimos un manifiesto en el que dej谩bamos claras nuestras intenciones. 脡ste manifiesto fue le铆do en el acto de presentaci贸n de la Casa Rancia.

La casa estaba situada en la Calle Tentenecio 15, Salamanca. Ten铆a tres plantas y una planta baja que daba a la calle con un port贸n. Para la lectura del manifiesto, se coloc贸 en la calle una alfombra enorme de sal贸n y se convoc贸 a la gente a salir a la calle para escucharlo. Se les repartieron rebanadas de pan mientras desde la ventana de la primera planta se le铆a el manifiesto. Desde la ventana superior de la casa se lanzaban lonchas de jam贸n y la gente pod铆a comulgar con lo rancio. Como pend贸n del grupo, colocamos el hueso de jam贸n colgando de la ventana, delante de una banderola fucsia que colgaba por la fachada.

La casa nos la alquilaba un coleccionista amateur que sol铆a comprarme piezas, le gust贸 el proyecto y nos la ofreci贸 a bajo coste. La autogesti贸n se intent贸 realizar por tres v铆as: La venta de Fanzines, la venta de bebidas en las fiestas e inauguraciones y la venta de obras en las exposiciones. Alguna vez tambi茅n cobramos entrada por alg煤n concierto o representaci贸n incluyendo barra libre de vino.

1.- Los fanzines se llamaban 鈥淎lmanaque de lo Rancio鈥 y los vend铆amos por la voluntad. Estaban hechos gracias a la publicidad de bares y negocios de Salamanca que apoyaban tambi茅n el proyecto. Apenas se sacaba dinero, pero era publicidad que hac铆a correr la voz.

2. La venta de bebida en las exposiciones y actividades, m谩s las entradas a conciertos y dem谩s, era la principal fuente de ingresos, pero al final como era todo en plan colegueo, hab铆a muchos abusos de la gente, hasta en la 煤ltima fiesta, que fue la que colm贸 nuestra ilusi贸n, robaron todo el bote y parte de la bebida. Se hicieron conciertos, cuentacuentos, t铆teres, exposiciones de fotograf铆a, instalaciones, mon贸logos, mesas redondas entorno al arte, etc. Pero lo mejor, hicimos muchos amigos, y muchas fiestas.

3. De las posibles ventas de obra, el 30% se destinaba para la Casa y el 70% para el artista. Nunca vendimos una sola obra. Esta fue otra de las razones para dejarlo. No sal铆a rentable y era un esfuerzo muy grande. Pr谩cticamente la casa estaba dirigida por dos miembros, y el resto estaba muy desvinculado.

El a帽o 2003, tras un a帽o de proyectos y exposiciones, se cierra La Casa Rancia, con un sabor de boca a vino picado, pero con recuerdos alucin贸genos impagables.

(Parte del texto adjuntado por Julio Falag谩n)

This entry was posted on lunes, mayo 3rd, 2010 and is filed under COLECTIVOS. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
«

Leave a Reply