Sobre colectivos de artistas y espacios independientes para el arte visual en Castilla y León

Por Carlos Trigueros

PRÓLOGO

A pesar de ser Castilla y León una de las comunidades autónomas más grandes del país,[1] en extensión y número de provincias, además de poseer una facultad de Bellas Artes[2] y varias de las llamadas antiguamente Escuelas de Artes y Oficios Artísticos, tanto la mentalidad social como sus políticas culturales[3] no fomentan la creación de agrupaciones de artistas ni la de espacios independientes por parte de estos. La política oficial recalcitrantemente ha sido la de potenciar proyectos provenientes de galeristas, gestores o críticos de prestigio en la misma comunidad, que no quiere decir prestigio nacional. A excepción de dos convocatorias (2008-2009) de ayuda destinada a artistas dados de alta como autónomos el resto de propuestas comunitarias no pasarían el baremo de buenas prácticas. Por otro lado no existe ninguna acción cultural institucional de calidad en barrios, ni pueblos sólo se genera cultura contemporánea para los centros de algunas de las capitales (como adornos de las piedras históricas). Los espacios y colectivos independientes, mendicantes de cualquier ayuda, a partir de un reducido presupuesto realizan mayor número de actividades de calidad que las instituciones, suelen investigar y practicar la producción y difusión del arte contemporáneo a pesar de, en muchos casos, no tener espacios, o estos ser poco accesibles, de que su trabajo no está remunerado y la venta de obra, si es que existe, sea mínima. Siguen siendo necesarias las Casas de Socorro y Montepíos para artistas visuales (espacios de producción, formación, exhibición y difusión) y, sobre todo, gestores especializados en el seno de las instituciones que comprendan el arte actual.

1948 – 1984

Previamente a ser amalgamadas como Comunidad Autónoma, en las provincias de Castilla la Vieja y León los colectivos de artistas contemporáneos se agrupaban más que en torno a una práctica común, a una amistad. Si bien la primera asociación de la que se tiene constancia tras la Guerra Civil fue A.S.A.P. (Asociación Sindical de Artistas Plásticos), de ámbito nacional y vinculada al Sindicato Vertical del franquismo. Surge por la obligación, más que por afinidad, de declarar un oficio al régimen, el de artista, para no ser tachado de vago o maleante. Programáticamente tenía como función reivindicaciones sociales y económicas, con distintas sedes y actividad discreta en alguna capital pero sin más repercusión en esta región que la de un carnet de socio. A pesar de las leyes contra las reuniones colectivas en 1948 (hasta 1956) se funda en Valladolid, de la mano del poeta uruguayo José Parrilla, el grupo vanguardista «Pascual Letreros»,[4] que se vincula con el constructivismo del también uruguayo Joaquín Torres García, y que estuvo formado por Lorenzo Frechilla del Rey, Publio Wifrido Otero, Lilián (Adelina Struel), Gerardo González Pintado, Manolo García, Primitivo Cano, Santiago Amón, el artista cántabro Teodoro Calderón y los uruguayos Alma Castillo y Raúl Javiel Cabrera. Arte abstracto con un ideario, basado en el “Esterismo”,[5] de mezcolanza filosófico-existencialista en torno a la literatura y el arte. Defendiendo «un arte popular, anónimo y colectivo», contra el academicismo tradicionalista de postguerra, no fueron tomados en serio por la crítica del momento aún teniendo un gran impacto performativo a través de sus conferencias prefluxus en la universidad vallisoletana y en Barcelona, donde fueron desbaratados por las amenazas anónimas, coacciones sistemáticas y las visitas de la policía.

Con antelación a la formación de grupos de artistas como el Paso o el Equipo 57, con el ideario de creación colectiva y disolución del autor, se fundó en Salamanca el “Grupo Koiné“[6] desde 1953, al hilo de la conmemoración del VII Centenario de la elevación del Estudio General Salmantino al rango de Universidad hasta las revueltas universitarias en febrero de 1956[7] (según otras fuentes se mantuvieron en activo como grupo hasta 1959).[8] Compuesto por Fernando Mayoral,[9] Manuel Sánchez Méndez, Ricardo Montero, José Luis Núñez Solé, Mariano Sánchez Álvarez del Manzano, entre otros, en su manifiesto proclamaban «la autenticidad de la vida como raíz de toda trascendencia en arte y libertad de medios expresivos».[10] Éstos formarían a continuación el “Grupo Tormes” (1959-1962)[11] integrado también por Isabel Villar Ortiz de Urbina[12] y José Portilla.

En los años sesenta se reúnen los artistas más innovadores del momento en Valladolid formando el “Grupo Jacobo”, al que posteriormente un periodista cambiaría el nombre por “Grupo Simancas”, coordinado por Blas Pajarero y Fernando Santiago. En torno a la librería Relieve, y consolidado en la sala Jacobo en Valladolid, los escritores Justo Alejo, Paco Pino y Ramón Torío[13] junto a los artistas plásticos Domingo Criado, Fernando Santiago, Francisco Sabadell, Gabino Gaona, Félix Cuadrado Lomas, Jo Stempfel, Jorge Vidal, Pablo Prieto, Pili Pigazo, León Escudero con la colaboración de Pilar Paul, organizaban debates, lecturas de poesía, exposiciones, etc. (actividades que proseguirían años después en la sala El Arcón en Simancas y en “La Casa Vieja” que coordinaban Gabino Gaona y María Calleja). Artistas unidos por un espíritu común en torno al paisaje y sus gentes, abstrayendo hacia el expresionismo así como simplificando con geometrías la representación del panorama castellano. Por esas fechas también aparecen distintos grupos de artistas, como el “Colectivo Leonés”,[14] asociaciones fotográficas como la de Burgos en1962, León o Valladolid, y otras agrupaciones de artistas sin denominación específica con esporádicas muestras colectivas.

Previa a la Transición, en 1972, se funda en León el Club Cultural de Amigos de la Naturaleza (CCAN) espacio cultural independiente donde coincidían, y aún coinciden, personas de todos los ámbitos del pensamiento y la creación que, sin estar específicamente dedicado al arte contemporáneo, ha sido catalizador de multitud de propuestas en esta ciudad. Durante los setenta las prácticas artísticas como arte protesta se habían refugiado en los informalismos heredados de El Paso, con un matiz excesivamente regionalista. Un peso que monopolizó el gusto por “lo contemporáneo” y las compras por parte de los coleccionistas del lugar. Arte con pretensiones de internacionalidad pero con temas de la “tierra” de ahí que en las agrupaciones de artistas existiese la vetusta batalla entre realismo y abstracción. Sin embargo alrededor de “La Casa del Siglo XV”[15] en Segovia se produjeron muestras cercanas al espíritu emprendido en los encuentros de Pamplona de 1972, como la exposición de mail art “Negro sobre Blanco” del Atelier Bonanova y coordinada por José Luis Mata en 1978.

En plena Transición se crearon asociaciones de artistas plásticos prácticamente en cada provincia como la de Ávila, creada en 1981, entre los que se encontraban Miguel Ángel Jiménez Manteca, José Luis Pajares, Roberto Herrero García, Juan Gil, Gonzalo Jiménez o la de Burgos. El “Grupo Muriel”, colectivo de la provincia de Palencia que fue creado a principio de los años ochenta entre los que se encuentran Pilar Calonge Gargallo, José Luis Quirce. Y “A.S.A.” (Asociación de Artistas de Salamanca) agrupados con un fin productivo, más que expositivo, de compartir espacio y equipamiento, donde se hallaban Andrés Alén, Fernando Segovia, Luis de Horna, Genaro de No, José Luis Núñez Solé o Antonio Marcos, con una duración de cinco años.

1985 – 1999

Desde su constitución como comunidad autónoma las iniciativas políticas en torno a la cultura y el arte en Castilla y León han dependido, en gran medida, de las elaboradas a nivel nacional reproduciéndolas para salvar la papeleta, como son los certámenes de arte joven o circuitos de exhibición manipulados caciquilmente. Hasta la apertura en 2005 del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, MUSAC, desde el gobierno regional apenas han existido planes de acción cultural coherentes en torno a esta comunidad autónoma. La miopía política identificaba invariablemente cultura con tradición y populismo lo que ha dado lugar a múltiples proyectos de recuperación de la cultura patrimonial y tradicional para la creación de un «espíritu autonómico». Una intención pronacionalista que bebía de la idea del espíritu castellano construido por la generación del 98: huraño, desconfiado, cerrado, rencoroso, austero. Si a esto se le suman los conflictos, envidias y rencores provenientes del provincianismo y una visión de la cultura en torno a su potencial rentabilidad política aparece un panorama desolador.

La excepción. Desde finales de los años ochenta hasta 2009 una figura institucional flota por encima de otras, la de Carmen Domínguez, sin la cual no hubiese existido apenas política cultural de apoyo a los artistas y colectivos independientes en esta comunidad. Coordinadora en el Departamento de Juventud y Deportes, pasaría después de muchos años a la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León, desde ambos puestos ha sido quien más ha propuesto y dispuesto múltiples y diversas iniciativas para organizar el emergente arte contemporáneo. Sobre todo promocionó la creación de asociaciones culturales de artistas, como figura jurídica más sencilla para dotar de subvenciones que la del artista particular, siempre problemático y caprichoso (a vistas de la institución). También, en la misma institución en cultura, María Jesús Miján ha respaldado al asociacionismo y las practicas artísticas contemporáneas. Actividades, como el “Foro Arte y Territorio” de Espacio Tangente hubiesen sido más complicadas de realizar sin su apoyo.

Desde mediados de los años ochenta hasta primeros de la década del dos mil, sólo cuatro espacios/colectivos independientes tuvieron la suficiente repercusión en sus propuestas y programación de arte actual como para ser destacadas: “A Ua Crag” (Burgos), “La Voz de Mi Madre” (Salamanca-Valladolid-Badajoz), “Espacio Tangente” (Burgos, anteriormente “El Afilador”) y “El Apeadero” (León). Pero no son los únicos. Diversos colectivos con objetivos discretos y mínima difusión aparecieron en estos años, como los voluntariosos “ACAVS” (Segovia), el “Colectivo Alén” (Soria) o el “Grupo 21” (Salamanca) y multitud de propuestas en toda la geografía que relacionan arte y naturaleza. Por otro lado colectivos unipersonales como “Monografico.net” (Luan Mart, Burgos) o el espacio de arte contemporáneo “El Gallo” (Domingo Sánchez Blanco, Salamanca) y colectivos efímeros agrupados para una subvención concreta y otros que desde hace años llevan generando una actividad periódica, como es el caso del festival de fotografía Explorafoto. Finalmente, un proyecto largamente anhelado, que tuvo una primera formación fallida, es la asociación “Artistas Visuales Agrupados Castilla y León”, AVA.

La primera, y emblemática, agrupación de artistas con un concepto contemporáneo fue “A Ua Crag” (Aranda de Duero, Burgos; 1985-1997).[16] Un «colectivo de acción artística y espacio alternativo» cohesionado por un punto de vista común, original para la época, de investigación práctica para dar salida tanto a trabajos realizados en colectividad como la difusión de la obra de cada uno. El grupo de artistas en distintos momentos estuvo compuesto por Miquel Cid, Rufo Criado, Rafael Lamata, Alejandro Martínez Parra, Jesús Max, Pepe Ortega, Clemente Rodero, Néstor Sanmiguel, Julián Valle y Javier Ayarza. Desarrollan un «espacio-galería» entre 1985 y 1991 para la muestra de su propia obra y la de otros, ingresando en ARCO’88 hasta 1990, cuando renunciaron al modelo galería para transformarlo en centro de producción, «nave-estudio». El espacio donde ya trabajaban desde 1987 pasaría a ser epicentro de operaciones desde donde realizaban intercambios internacionales. Aun proviniendo de la periferia fue el primer colectivo que se autocatapultó fuera del país, entre 1990 y 1996, desde una comunidad aislada en el pasado. Sus exposiciones en el exterior fueron combinadas con diversos encargos institucionales y una prolífica actividad educativa a lo largo de la comunidad autónoma, mediante talleres entre 1986 y 1990 para distintos organismos públicos.

La coherencia del grupo consistió en una continuada labor de autogestión colectiva desde la periferia del arte español con la decisión de renovarlo a través de la complicidad dada por simpatías personales con las que concordaban sus disímiles cualidades, expandiéndose labor a través de subgrupos compatibles entre sí como “La Constructora”, “Red District” o “El Segundo Partido de la Montaña” y colaboraciones con “Espacio P” o el “Circo Interior Bruto” en Madrid. “A Ua Crag” configuró uno de los primeros tejidos internos coherentes de cooperación entre artistas cuya conciencia periférica, funcionalidad y expansión no intercedía en sus labores creativas individuales sino que formaban parte de la práctica misma.

En una dinámica similar, grupo de artistas más o menos cerrado que colabora tanto en la producción de sus obras como en su difusión, pero con menor proyección y calado se encuentran en Soria el “Colectivo Alén” con Carlos Sanz Aldea e Ignacio Caballo, entre otros, dedicado a la creación colectiva y la edición de poesía visual de 1992 a 1994; el colectivo salmantino “Sub Terra Neo” integrado por Alfredo Omaña, Félix Curto y J. M. García Corchado en 1996; “Grupo 21” formado también en Salamanca por Jesús Alonso, Andrés Alén, José María Benéitez, Pancho Fernández, Carlos Fortes, Victorino García, Aquilino González, Carlos Heras, Luis de Horna, Manolo Morollón, Juan Francisco Pro, Manolo Rodríguez y Fernando Segovia que se reunieron en torno a la fenecida galería “Raya Punto” entre 1999 y 2002 elaborando el ciclo de exposiciones “Nuevos territorios para la creatividad” coordinado por Javier Panera en la facultad de Geografía e Historia de Salamanca.

Por otro lado, como actividad constante de crear colectivos de artista se encuentra Miguel Moradillo que a través de su pseudónimo Chala[17] ha incitado en Burgos y alrededores: el “Frente idiota” colectivo contracultural, entre 1982 y 1984, con Luis Marquina, Vortex, Kraker, Rafa Madrazo, Guedio, el grupo musical “Incidentes genuinos” y Pepillo. Juntos editaban fanzines, arte urbano, performances, acciones, etc. También en Burgos de la mano de Chala: de 1986 a 1987 “S.C.R.N.A.B.”; asociación “Auvio-foro”, junto a Belín Castro en 1990, para la realización de audiovisuales y difusión de sus técnicas, que no llegó a realizar ninguna actividad pública; “T.E.A. Arte anti siquiátrico” de 1992 a 1993; “A-VER-NO” entre 1993 y 1997; “Laceace” con Alfredo Alonso de 2004 a 2009 desarrollando arte ecológico, cómic, happenings, exposiciones; “Cosa”, en 2007, trabajando con Igor Torres en arte de reciclado y en 2009 “Equipo Congelarte” con intervenciones en frigoríficos junto a quince autores.

La contrapartida, en la misma ciudad, es el colectivo de una sola persona, o espacio alternativo en papel, el “Monografico.net”[18] de Luan Mart. Su intensa labor detrás de la revista de mismo nombre desde 1987, ha dado pié a multitud de eventos, performances, vídeos y distintas publicaciones. Empezó como fanzine distribuido gratuitamente en locales de Burgos, tras un centenar de números se puede conseguir en locales de toda España. A partir de 2000 produce en Burgos el festival multidisciplinar BEM, además de talleres sobre historieta, proyecciones, etc. Partiendo de una estética perturbadora, agresiva, soez y mordaz, las acciones firmadas por este colectivo no deja indiferente a nadie.

Según uno de sus miembros, y presidente que disolvió la misma, «”La Voz de Mi Madre” era una asociación de artistas ácratas cuyo fin era usar el arte como agitación en contra del aburrimiento». A finales de 1989, y con motivo de la creación de un fanzine se constituyó en el seno de la Escuelas de Artes y Oficios Artísticos de Valladolid por Ana Manteca, Félix Orcajo, Jesús Sánchez y Carlos TMori desarrollándose posteriormente en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca como un colectivo de individualidades que se encontraban esporádicamente y que reclamaban espacios infrautilizados. El fanzine se transformó en “Los Avisos” (aproximadamente 85 números, uno por mes) e intervenciones en el espacio público desde los subgrupos TlaTE (Jesús Portal y TMori), Hutto (Mercedes Cardenal, Jesús Portal, TMori, Carlos Salas, Francisco José Prieto, Miguel Ángel Cortés, Miguel Ángel S. Nicolás, Amgiolina Antolín, Juan Ramón Fernández y Javer Díez) y Los cien acres del diablo (Orcajo y Diego Prieto Pigazo) tanto en Salamanca, Valladolid u Olmedo (Valladolid).

En 1994 les cedieron la sala de exposiciones FEVESA,[19] debido a que uno de sus miembros tenía que realizar allí el servicio social sustitutorio. Sus fines se reconvirtieron hacia la difusión de obras y artistas emergente afines aunque no estuviesen inscritos en la asociación. Lo que dio lugar a la función de “orfanato” para artistas licenciados, combinada con una labor sociocultural de cara al vecindario. LVMM recogía a los artistas que finalizaban sus estudios manteniendo aún su esperanza a través de exposiciones individuales o colectivas y otras actividades, al tiempo que se intentaba una concienciación popular a favor de estas prácticas, ya que en Salamanca, excepto por el Centro de Fotografía de la Universidad, no había más actividad artística contemporánea. Un programa anual de exposiciones en el que cada mes exhibía un artista distinto coordinado por TMori con la colaboración de Chema Alonso, Menchina Ayuso, Manuel Gil Tejedor (Lete), Jorge Luis Pérez Quiroga, Fernando Gutiérrez, Miguel Ángel Fernández, Regue, Mario Ruiz, Enrique Marty, Enrique Rincón, Arantzazu Montejo, Núñez Gasco, Kaoru Katayama y muchos más. En los cinco años que duró la objeción de conciencia, LVMM se unió a la Red-Arte y difundió colectivas por Bilbao, Vitoria, Valencia, Granada, Toledo, San Francisco, Hannover, etc. a la vez que se expandían por la misma ciudad, en la cafetería El Ave Turuta (en pleno centro, casi en frente de la famosa fachada de la Universidad de Salamanca, dos años, coordinado por Daniel Galán) y un espacio independiente de exposición en Badajoz (coordinado por Yolanda Moreno, Juan Ramón Fernández, Miguel Ángel Cortés, Blanca Prendes y Paco Nadie). Una particularidad, nunca se vendió nada.

La labor de intervenciones urbanas, edición de Avisos y exposiciones se expandió hacia los eventos y el videoarte, de donde surgió el colectivo de producción “Los Niños de la Montaña” y la distribuidora “Elektronova”. Los eventos partieron de ciclos de vídeo en Salamanca: en Bellas Artes y en bares como El Aval Genovés, Clavel 8, Sol o Cambalache (coordinados por el equipo Moral), festivales performativos como las tres ediciones de Scay, en 1998 la creación de los Encuentros nacionales sobre vídeo en Bellas Artes (colaborando hasta 2000) y organizando los Encuentros de la Red-Arte de 1999. La emigración laboral supuso una diáspora que coincidió con el agotamiento en la organización de los encuentros Red-Arte, disolviéndose el proyecto al año siguiente. Aunque se mantuvieron actividades hasta 2001.

Existieron en los noventa, paralelamente, dos proyectos de espacio independiente que compartían una filosofía similar, la idea parte de una galería para obtener financiación pública con el entorno rural como telón de fondo. Desde el espacio privado hacia el público con grandes pretensiones aparecieron “La Fábrica” (Abarca de Campos, Palencia) y “El Apeadero” (León). El primero, vinculado con la persona y galería de Evelio Gayubo consistía literalmente en una fábrica de harina (adquirida en 1988) optimizada para actividades de arte contemporáneo hasta 2000, año en la que se cerró para hacer reformas y nunca se volvió a abrir. El segundo, “Centro de Operaciones de Land Art El Apeadero”, vinculado a Carlos de la Varga (Galería Tráfico de Arte) y Javier Hernando (Catedrático, crítico y asesor institucional en arte contemporáneo), con sede en el abandonado apeadero de Renfe en Bercianos del Real Camino de León, rehabilitado al final del proyecto. Fundado en 1998 como asociación cultural con el fin de llevar a cabo propuestas de land art en los terrenos cercanos. Hasta 2004 tuvo un gran desarrollo con la colaboración de artistas de distintas áreas, críticos y teóricos con una importante actividad de arte público en el entorno rural reflejado en su revista “Territorio público”. Pero El Apeadero se fue definiendo a través de proyectos anteriores como las acciones públicas llamadas “Revista hablada” que consistían en encuentros de arte público autogestionado; Javier Hernando junto a la delegación de alumnos de la facultad de Filosofía y Letras de León en 1994 iniciaron el proyecto anual de instalaciones en el “Hall transformado” de dicha facultad que aún sigue activo o el “Espacio inventado”, creado por ambos, donde invitaron a nueve artistas para realizar instalaciones urbanas de 1997 a 2005.

También, desde la iniciativa privada y particular pero al margen de la institución, en 1995 el artista internacional Domingo Sánchez Blanco abrió un sótano en el centro de Salamanca denominándolo “Espacio de Arte Contemporáneo El Gallo” como centro de producción, exhibición y debate cuya dinámica no está circunscrita al espacio sino que se expande como el propio artista. Con una prolífica actividad desde intervenciones de Valcarcel Medina o Darío Villalba hasta conferencias de Alaska o Tamara Seisdedos, pasando por performances de Fernando Arrabal, Nacho Vidal o del crítico Fernando Castro Flórez y recitales de Corcobado o poetas púgiles la actividad de este espacio es inabarcable e inconmensurable. Laboriosamente gestionado por Manuela Zarza Martín no plantean al artista la simple exposición sino que interactúe con el proyecto implicándose en polémicas, generando movimiento, ritmo y reflexión abriendo el contexto artístico a la comunidad ciudadana participativa. «Sin embargo, el artista es el que crea, el que da sentido al trabajo de los demás y facilita un cuerpo real para los deseos y los sueños irreales de todos».[20]

Dos representantes castellano y leoneses se presentaron en el encuentro de colectivos independientes organizados por el colectivo y espacio Transforma en Vitoria-Gasteiz durante 1994. Desde Salamanca, Domingo Sánchez Blanco, como representante del “Espacio de Arte Contemporáneo El Gallo” y provenientes de Aranda de Duero, representantes de “A Ua Crag” Jesús Max y Alejandro Martínez Parra. A pesar de su apoyo ninguno continuo en la Red Arte debido, en el caso de A Ua Crag, según comentaba Rafael Lamata, «A Ua Crag  no tiene voluntad de redes desde el punto de vista social o socio-político, no. Red de contactos, sí, red para abrir vías de comunicación, sí. […] Conocemos gente, tenemos contactos, nos han invitado a distintos lugares, pero no hay una voluntad de crear una trama de grupos en comunicación. […] Otra cosa es que otros colectivos, que tienen una voluntad más transformadora, consigan sus objetivos a partir de esas declaraciones de intenciones, que yo lo pongo en duda. Hay muchos colectivos que forcejean por montar una red y pueden ser muy poco democráticos en su estilo, dentro del campo artístico o dentro del arte político, que tanto está en boga».[21]

Al año siguiente, en el encuentro celebrado por Mestizo en Murcia, se constituiría la Red-Arte (Red Nacional de Espacios para la Difusión del Arte Contemporáneo). Por allí se descolgaron despistados Félix Orcajo y Carlos TMori, provenientes de Valladolid y Salamanca como representantes del colectivo La Voz de Mi Madre. La implicación de dicha asociación en la Red-Arte permanecería hasta su disolución en 2000 durante los encuentros de A Coruña, celebrando el año anterior en Salamanca unos encuentros ya tocados de muerte que apenas incidieron en la ciudad desgastando a sus organizadores. Por parte de Castilla y León también fueron miembros de la Red-Arte: “ACAVS”, de Segovia, desde 1998 a 2000 y “El Afilador”, colectivo de Burgos, en 1997 y 1998. Algunos colectivos desencantados, debido a diferencias entre los espacios independientes y los colectivos de artistas gestores, fundaron en agosto de 1998 la RAG (Red de Artistas-Gestores) en un encuentro, que no se repetiría, auspiciado por “El Afilador” en Cantabrana, Burgos.[22] Una Red Arte que ha pesar de sus cinco años de encuentros no terminó de cuajar, ya que sus compromisos aún no estaban maduros, pero todos los logros de esa época (visibilización de otras practicas, análisis teóricos, manuales de buenas prácticas…) han dado lugar a una nueva generación de espacios y colectivos.

ACAVS, asociación cultural de artistas de vanguardia, coordinada por Miguel Ángel Maroto, afincada en Segovia, fue fundada en 1996 como centro de producción y generadora de actividades que iban desde las exposiciones de todo tipo, eventos musicales, literarios y preformativos hasta montajes escénicos. Constituida como foro común sobre el mundo de las artes plásticas, narrativas, visuales, desde la convivencia e interrelación de todas ellas llevando a cabo el “Circuito de performance ciudad de Segovia” (1998-2000), el proyecto “Urgente” de arte activo y diversos intercambios culturales con el extranjero.

En enero de 1997 se crea en Burgos “El Afilador”, colectivo con vocación performativa y didáctica, coordinado por Gregorio Méndez y Sergio Corral, en cuya fundación también participaron Begoña Sáez, Pilar Bombín, Pilar Martínez con la posterior incorporación de Kamen Nedev. A partir de junio de 1998 se unieron Susana Rioseras, Javier Basconcillos, Belín Castro, Susana Corral, Luan Mart, Julia Gründler y en diciembre Ivan Markina, Helena Cereceda, Ana Condado, mientras se daban de baja Gregorio Méndez, Begoña Sáez, Pilar Martínez, Luan Mart y Julia Gründler.

Fueron promotores de la red de artistas gestores, RAG. Su primera iniciativa de envergadura fue el festival de performance, “Nueve días de acción” en 1998 al que le siguió “La vía muerta” en 1999, ambos circuitos de acciones por la ciudad de Burgos en los que participaron performers y artistas de todo el país. Además desarrollaron actividades como colectivo de performance, revistas caminadas, talleres de diseño gráfico y grabado, exposiciones colectivas, colaboraciones en Sevilla y Cuenca, etc. Junto al grupo de acción audiovisual  “Francotiradores del Video”, coordinado por Álvaro Alonso de Armiño G., se produjo una fructífera colaboración, varias performances, happenings y videoacciones, entre otras «Prestad atención, Hijos de puta. Homenaje a Bruce Nauman» o su participación en el Festival Situaciones de la Facultad de BBAA de Cuenca recogidas en el video «El efecto 2000».  Debido cambios de residencia de algunos de sus miembros y la consiguiente disolución del colectivo en 1999 crearon, junto con otros colectivos como los Francotiradores del Video, Editorial Vade Ulter, etc, el Centro Autogestionado de Creación Contemporánea  “Espacio Tangente”.

2000 – 2010

Fundado en Burgos en julio de 2001, el “Espacio Tangente” funciona como «Centro para la Creación y el Pensamiento Libre». Su iniciativa colinda arte, sociedad y acción política para la génesis de tejidos culturales base hacia la ciudadanía desde la crítica activa hacia las instituciones a través de una filosofía de autogestión, independencia, transparencia y compromiso colectivo. Desde su sede, cedida por el ayuntamiento de Burgos, realizan reuniones de debate y actividades de creación y producción abiertas a la participación ciudadana, contando con: sala de exposiciones y multiusos de doscientos cuarenta metros cuadrados, una sala negra para instalaciones, taller de grabado, laboratorio fotográfico, aula de reuniones, oficina y archivo, sala de edición audiovisual, sala de informática y autoedición, almacén y taller, archivo de obras y publicaciones, dos aseos y ducha, y biblioteca.[23] Una programación elaborada a través de propuestas canalizadas hacia la «colaboración, la coproducción y el intercambio entre personas, colectivos e instituciones»,[24] por lo que sus múltiples actividades abarcan desde talleres de formación, la reflexión, la educación hasta la creación de propuestas artísticas de sus socios además de servir como punto de información y encuentro con el arte actual a escala local, estatal e internacional. Todo este gran laboratorio de creación está coordinado colectivamente por: Álvaro Alonso de Armiño, Carlos Bueno, Sergio Corral, Marta Báscones, Silvia de Santos, Javier Basconcillos, Alfredo Alonso, Cecilia Pérez Pradal, Javier Álvarez Cobb, Ester Amiel, Juan Carlos Alonso, Javier Ortega e Ignacio Curiel. En diversos momentos de su dilatada historia colaboraron: Belín Castro, José Luis Pinto, Susana Rioseras, Oscar de la Torre, Elvira Cámara, José Luis Abajo, Luis Alberto Blanco, Igor Torres, Celso de García, Juanjo Linares, etc. «En poco más de cuatro años más de trescientos artistas han expresado, expuesto, participado y colaborado en la materialización de lo que ya se puede considerar una realidad con una motivadora perspectiva de futuro».[25]

Algunas actividades realizadas por el Espacio Tangente: SubBurgos, Ciudadanías, Taller Libre de Paisaje, junto a la Asociación País Románico de Aguilar de Campoo (Palencia). Pero, sobre todo, el Espacio Tangente se ha convertido en referencia por su reflexión práctica sobre las relaciones entre creación contemporánea, sociedad y educación a través del “Foro arte y territorio” donde «propiciado al mismo tiempo articulaciones comunes en torno a temáticas que abordan la vivencia del territorio, su habitabilidad política y cultural, y que exploran estrategias para superar un aislamiento endémico que parece hablar de la condición periférica de Castilla y León (…) bajo una preocupación común en torno a las tensiones entre lo local y un mundo que ya no puede sustraerse a la construcción de redes globales».[26] Organizado como encuentros, desde 2002 y ya van tres ediciones, se ha convertido en plataforma para de debate independiente, análisis y denuncia en relación con el ámbito geográfico y políticas culturales en Castilla y León donde han participado gestores, críticos y artistas de todo el país con el fin de profesionalizar las prácticas artísticas y analizar la inconsciente expansión musealizadora por parte de las administraciones, desde cuyo debate constante se organizó la asociación AVA Castilla y León. Espacio Tangente ha conseguido ser «un proyecto abierto y dinámico capaz de recoger, conectar y fomentar de manera eficaz las manifestaciones culturales del entorno.»[27]

El regreso a la naturaleza y lo rural forma parte de multitud de colectivos y espacios diseminados por la geografía castellano y leonesa. Desde una orientación post-romántica y ecológica, donde el proceso artesanal se combina con la práctica artística contemporánea y la intervención en el paisaje, parten multitud de proyectos. En la actualidad están siendo recopilados por Juan Albarrán y Miguel Ángel Fernández, para AVA Castilla y León, en la investigación denominada “Los territorios del arte en el espacio público”. Localizando, entre otros el colectivo “OMA”,[28] en la Casa del Parque de Herguijuela de la Sierra de Salamanca desde 1994, coordinado por Juan Vicente Sánchez y financiados escasamente por la Diputación de Salamanca, desarrollan anualmente los Encuentros de Arte y Otros Medios (en 2010 el XVII) donde trabajan y reflexionan en la relación entre la naturaleza con el proceso artístico. También en la provincia de Salamanca se encuentra el “Parque fluvial de cultura y ecología”[29] en Huerta del Tormes creado como programa de trabajo abierto, entre 1995 y 2002, a través de la asociación de artistas “Transkultur” coordinada por Bodo Rau con la apoyo del ayuntamiento. Comenzando en 1999, la asociación cultural “Imágenes y Palabras”,[30] en La Aldea de Portillo del Busto (Burgos), ha ampliado hacia la comarca sus actividades con el fin de renovar la vida cultural en el medio rural, creando el taller colectivo y centro cultural «El Hacedor» para la producción de arte, con residencia, galería y biblioteca. En Palencia el “Espacio Rinocero” un centro autogestionado donde artistas consagrados y emergentes deliberan en torno a la cultura contemporánea. Con la puesta en público de los primeros avances de esta investigación han aparecido más colectivos y espacios en el entorno rural, diseminados por la irregular geografía de esta comunidad autónoma y que coinciden, con matices, en las premisas sobre arte y naturaleza anteriormente apuntadas.

Rural, pero en otro ámbito conceptual, se encuentra el espacio “Museo Mausoleo”, un cementerio de arte en Morille, provincia de Salamanca, con una gran superficie medida en kilómetros cuadrados que, como prolongación de la obra de Domingo Sánchez Blanco y de la mano de “El Gallo”, el Ayuntamiento de Morille, SDLM (Seminario del Discurso, Legitimación y Memoria)[31] y la asociación cultural “El Zurguén” hasta el momento han enterrado piezas de Domingo, Javier Utray, Isidoro Valcárcel Medina, Avelino Sala, V virrey de Sicilia, Paul Naschy, Germán Coppini, Fernando Arrabal, Alberto Greco, Adolfo Manzano, María Alba, Beth Moyses, Paco Caparrós, Esther Ferrer y Quico Rivas.

Según ha podido censar Elena Santos en su reciente informe para “Toda práctica es local”[32] sobre “Espacios y proyectos alternativos en Castilla y León” (ampliado por AVA antes de las jornadas de 2010 en el Musac y aún abierto), actualmente están en activo dieciséis de los cuales diez se dedican a las artes visuales. Bien como agrupaciones de artistas como “Arañados signos” (Valladolid, desde 2007), “Elektronova” (Salamanca, desde 1998); Colectivo “Rémora” [33] (Valladolid, desde 2008); o bien como espacios independientes como “El Gallo, Espacio de Arte Contemporáneo” (Salamanca, desde 1995); “El Ralo”[34] (Salamanca, desde 2009); “Espacio Tangente” (Burgos, desde 2000); “Imágenes y Palabras”[35] (La Aldea de Portillo del Busto, Burgos, desde 1999); la parroquia de Calvarrasa de Arriba en Salamanca (desde 1990); “Museo Mausoleo”, cementerio de arte (Morille, Salamanca, desde 2005); y “Sala de Cura” (Zamora, desde 2008).

Elektronova nace como subgrupo de La Voz de Mi Madre, a partir de 1998, y posterior cisma, al ingresar Joan Nova como coordinador en 2004, legalizándose como asociación cultural independiente. Colectivo dedicado específicamente al arte electrónico fue presentado en sociedad durante los Encuentros altermedia de Pamplona de 1998. Como asociación cultural sin ánimo de lucro nace del hastío artístico, televisivo y musical de la cultura actual, de vivir en provincias y como punto de encuentro de experimentos. Una plataforma para la promoción, difusión y distribución de obras de sus allegados y afines. Su finalidad es investigar, producir y difundir actividades artístico-culturales, con especial atención y fomento a la creación elektrónica. Tienen dos líneas de trabajo los activos (eventos) y los inertes (productos). Sus actividades van desde producir recopilatorios de vídeo arte por autores o temas, editar música experimental hasta crear ciclos de cine y vídeo, ciclo de conciertos de cámara “Elektro de lux” y colaborar con la Casa de las Conchas (Salamanca) en los programas “Imagen y palabras” en 2008 y 2009. En 2010 han desarrollado la convocatoria para la ciudadanía “Día internacional del cine/vídeo doméstico”[36] en cuatro espacios de Salamanca y uno de Peñaranda, y los ciclos de videoarte en La Tabacalera (Madrid) “Francotiradores” junto al colectivo Homelessvideo.[37]

Así mismo Elena Santos censa una serie de espacios/colectivos recientes pero de corta duración como “La Casa Rancia”,[38] lugar de fiesta y exposición informal en Salamanca que estuvo vigente un año, en 2002. Al año siguiente, también en Salamanca otro proyecto de un año ASAC (Agrupación Social de Actividades Creativas) que, de la mano de Jean-Claude Cubino, se reconvirtió en “El Perrito Valiente Vs. Malabar” en vigencia cinco años.[39] Y en la misma ciudad, durante nueve meses de 2009 el espacio de 350 m2, “Depicting”, coordinado por Julián Pacomio, Javier Arbizu y Elena Santos que renunciaron a él por trasladarse a Sudan, por causa de un proyecto de arte colectivo.[40] Aún más efímero fue “La Atómica” que  en Medina del Campo (Valladolid) bajo la consigna de «Sólo arte. Sólo un día» emplazaron unas jornadas de arte en la fábrica de gaseosas “La Atómica” previas a su demolición, el trabajo se desarrolló con materiales de la misma fábrica durante el año anterior y concluyó en un solo día, el ocho de enero de 2005.[41] En la comunión entre plástica y poesía aparece el colectivo “Arañados signos”[42] de Valladolid, autocalificados como «unión temporal de artistas», que a partir de 2007 realizan actividades expositivas en bares, principalmente, y producen obras en común a través de múltiples soportes. Colectivos y actividades condensadas y puntuales, en muchos casos de mayor repercusión sociocultural que las que se prolongan durante años, apoyadas por la fuerza, energía e impacto de lo efímero ya que la longevidad no implica calidad cuando se lucha habitualmente con la precariedad de los medios desgastando a sus artífices. En ocasiones, una acción temporalmente autónoma puede producir una huella más permanente que la erosión constante.

Sin embargo la asociación cultural “Milenio” lleva desarrollando una actividad puntual durante más de diez años, el festival internacional de fotografía Explorafoto.[43] Asociación creada por los fotógrafos profesionales Eduardo Margareto, Marcial Mora, Pedro Ladoire, Jesús Formigo y David Arranz en Salamanca, en 2000, con el fin de difundir la fotografía y el video, tanto de arte como periodísticos de un alto nivel, con charlas y exhibiciones en gran parte de la comunidad autónoma y con una periodicidad anual reconvertida en bienal para las dos últimas ediciones.

Por otro lado, existen varios colectivos de creadores con obra común. Ante la pendiente definición del número de integrantes de un colectivo de artistas están “Un Mundo Feliz”,[44] desde 2003 formado por Sonia Díaz y Gabriel Martínez, del que toman parte igualmente Galfano Carboni, Fernando Palmeiro, Javier García, Marian Navazo e Ignacio Buenhombre. En la misma línea de trabajo conjunto, SPS (Sociedad Psicogeográfica de Salamanca)[45] formado por Antonio Méndez, Emilio Papel y Ángel Luis Sánchez Guinaldo desde 2007. El colectivo leonés Momoyomo, coordinado por Reyna Loredo y David Cabrera que expusieron en 2009 en la casa Momas. Y, aún más al margen de la clasificación de colectivo de artista, son los integrados por dos  personas como es el caso de Leopoldo Ferran & Agustina Otero desde 1995,[46] Juárez y Palmero[47] (1991 – 2009), ambos dúos de León; equipo Moral desde 1991 en Salamanca o Yoko Lennon en Valladolid destacando por coherentes y prolongadas trayectorias. La mayor parte de ellos no sólo producen su obra en comunidad sino que poseen una incidencia social como las intervenciones urbanas y en el campo de Juárez y Palmeiro o SPS y los distintos talleres que han impartido Un Mundo feliz.

Además existe otro tipo de colectivos de artistas a penas datados cuyo fin es la exhibición conjunta de sus trabajos, como los leoneses Nadir, Ángel Cantero y Juan Antonio Cuenca con el colectivo “Triple Art Gallery”[48] desde 2007 articulados como página web con exposiciones colectivas. También en León se forma el “Colectivo 4”[49] constituido por Rafael Anel Martín Granizo, Santos Javier Álvarez Valderrey, Carlos Álvarez Cuenllas y el vallisoletano David del Bosque manteniendo «diferentes vertientes y enfoques plásticos (…) Cada uno de sus integrantes cuenta con una trayectoria propia e independiente, que se articula con la del colectivo de forma puntual en proyectos muy concretos».[50] Y desde Burgos los artistas nómadas Mercedes Gutiérrez y Rafael Torres como “Los navegantes del palomar”.[51]

En cuanto a espacios independientes actuales es importante destacar la labor de la “Sala de Cura”, situada en una antigua fábrica de productos cárnicos de Zamora. Sus actividades comenzaron en 2008 de la mano de los artistas Arturo Ledesma y Fernando Malmierca. El espacio irregular de ochocientos metros cuadrados permite a sus gestores ir en contra del mistificado cubo blanco, de cualquier institucionalización o normalización de las prácticas artísticas interesándose, sobre todo, en las prácticas políticamente incorrectas. Desvinculado de cualquier entidad pública, funciona como centro de producción durante todo el año, programando eventos de música electrónica, performance, poesía, intervenciones urbanas, etc., y dedicando un mes al año una muestra colectiva de arte contemporáneo.

Y como espacio independiente más peculiar está la parroquia de Calvarrasa de Arriba, Salamanca. Espacio rediseñado para la exhibición de arte contemporáneo. Su disposición litúrgica ha sido variada para la celebración en el centro de la misma cediendo sus paredes para la exhibición. Moncho,[52] párroco de dicho pueblo, ofrece la iglesia como espacio de exhibición alternativo desde 1990 donde los artistas, mayoritariamente procedentes de la facultad de Bellas Artes, realizan obras específicas para el lugar con la única financiación de los vecinos interesados, ni ayuntamiento ni arzobispado colaboran.

En noviembre de 1998 artistas de La Voz de Mi Madre junto a miembros de El Afilador y ACAVS, además de diversos artistas no agrupados, durante una asamblea en la facultad de Bellas Artes de Salamanca crearon la primera asociación de artistas visuales de Castilla y León (Az!). Dada de alta en la Junta de Castilla y León, participó activamente en el encuentro “Posiciones” donde se fundó la Unión Nacional de Asociaciones de Artistas Visuales (Bilbao, enero de 1999). Unión de la que fue expulsada pocos años después por no comulgar con los preceptos de la junta directiva del momento. Desde 2007, la nueva asociación de artistas visuales de Castilla y León AVA Castilla y León (Artistas Visuales Agrupados Castilla y León).[53] Apoyada en su constitución y federada en la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UAAV / UNIÓN), de ámbito nacional, surge como necesidad representar a los artistas visuales de Castilla y León como sector profesional que necesita de orientación, ponerse de acuerdo, decidir el panorama, participar en las políticas culturales y hacerse oír. Una asociación para unir esfuerzos, conocimientos y ser más operativos. Su meta actual es convertirse en mediadores entre las Instituciones del arte contemporáneo y los artistas, demandando de estas el respeto por el Manual de Buenas Prácticas profesionales en las artes visuales, la profesionalización del sector, implicación de los artistas en los proyectos y la adecuación de las políticas culturales a las necesidades de la comunidad autónoma en función de su realidad. Sus actuaciones, en poco más de dos años, han consistido en entrevistas con responsables de las administraciones y de áreas culturales para difundir el Manual de Buenas Prácticas Profesionales en las artes visuales y las recomendaciones para la convocatoria pública, ha organizado jornadas en torno a la propiedad intelectual, la profesionalización de la actividad artística, y la utilización de la web 2.0 en entornos artísticos y asociativos.[54]

Con alguna ayuda institucional y un convenio de colaboración con la Universidad de Valladolid, AVA ha comenzado en 2010 el estudio del estado del arte contemporáneo en Castilla y León. Se ha formado una mesa de estudio para definir el plan director del estudio y se están negociando ayudas financieras con la Junta de Castilla y León para poder hacerlo, aunque tras un año todavía no se ha conseguido nada. Es dentro de la realización de este estudio que se enmarcan las aportaciones de AVA al informe presentado por Elena Santos en “Toda práctica es local” y la investigación sobre el arte en los espacios públicos de Castilla y León «Los territorios del arte», presentado en noviembre de 2010 en un encuentro de varias jornadas, este año sobre el arte en los espacios públicos y otras problemáticas en sucesivas ediciones.

CONCLUSIONES

Según los datos encontrados, Castilla y León resulta ser una comunidad cerrada en sí misma tanto en sus propuestas colectivas como en la relación entre sus espacios. Salvo excepciones, todo comienza y muere en el mismo lugar y se difunde poco o nada más allá de la provincia. Apenas existen conexiones entre colectivos y espacios de otras provincias, comunidades o países (salvo los ya mencionados).

Desde los años ochenta hasta la actualidad la actividad colectiva ha ido creciendo exponencialmente. Desde la iniciativa de A Ua Crag y gracias a su difusión didáctica muchos artistas comenzaron a trabajar conjuntamente, aunque otros (sin saber de éstos) se unieron por afinidades en sus momentos de formación bien en la Facultad de Bellas Artes y muchos más desde la Escuelas de Artes y Oficios Artísticos en los años noventa, como es el caso de La Voz de Mi Madre. Durante la década siguiente parece que todo lo anterior se olvida pero gracias a la conectividad de Internet por un lado y el tesón del Espacio Tangente, apuntalados en su momento por la apertura del Musac y apoyados por el resto de centros de arte de la comunidad, han logrado la aparición de la asociación Artistas Visuales Agrupados y se han comenzado a gestar nuevas coaliciones. Con la aportación impagable de las bases documentales, que ha promovido el crítico y teórico del arte contemporáneo Víctor del Río, han surgidos los proyectos “Todo arte es local”[55] y el censo de artistas “ADACYL: archivo documental de artistas de Castilla y León”[56] además de su magnífico libro, en colaboración con Olga Fernández, sobre A Ua Crag.

Sin embargo, con la oficialidad, la institucionalización de la práctica artística a través de los centros de arte, que han ido brotando en cada capital, y las salas, tanto universitarias como municipales, se ha desactivado parcialmente la actividad colectiva estable, dando lugar a multitud de cruces fortuitos. La creación de colectividades efímeras para un proyecto o una serie de proyectos puntuales.

EPÍLOGO

Aparecen diversas cuestiones después de revisar tanto grupos como espacios. La primera, ¿cuantos miembros ha de tener un colectivo de artistas para denominarse como tal? Hemos visto colectivos de familia numerosa, de hiperfamilia numerosa al igual que de dos y tres miembros, incluso de uno que consigue colectivizar a muchos artistas. ¿Cómo ha de ser el espacio y cual su grado de independencia? Espacios de kilómetros cuadrados hasta de papel; de cesión institucional, de propiedad privada o de campo al aire libre. O incluso el propio dormitorio podría ser un espacio independiente porque ¿qué grado de visibilidad ha de tener el espacio? Ya que éste puede ser simplemente de producción, cerrado al exterior, de exhibición o de difusión virtual. Y sobre todo, la pregunta que aparece siempre con estos temas ¿el estar inscrito en estos parámetros flexibles, colectivo de artistas o espacio independiente, implica necesariamente calidad de la obra de arte (que es en el fondo es de lo que se trata)? No.

CARLOS TRIGUEROS


[1] Constituida como comunidad autónoma en 1983 agrupa nueve provincias: Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora con una extensión total de 94.223 km2, aproximadamente el 18,6% del territorio nacional.

 

[2] Fundada a través del Real Decreto de 24 de septiembre de 1982 comienza su actividad académica en 1983. Con veintitrés promociones de licenciados en Bellas Artes y una media de ciento cincuenta alumnos por promoción la mayor parte se dedica a la docencia en secundaria y diseño gráfico siendo un número muy reducido el de artistas que continúan. La procedencia del alumnado es mayoritariamente de la misma comunidad autónoma, Extremadura y Asturias y hasta que se creó la facultad de Pontevedra, de Galicia. 817 alumnos matriculados en el curso 2010/2011, se licencian aproximadamente 125 y acceden 150 nuevos alumnos por año. La relación por sexos es  aproximadamente de 300 hombres / 500 mujeres, de nuevo ingreso, 50 hombres/100 mujeres y licenciados, 45 hombres/ 85 mujeres.

[3] A pesar de que la cultura, a través del turismo, es uno de las más importantes fuentes de ingresos. Con un 60% del patrimonio cultural español posee 400 museos, de los cuales están dedicados al arte actual: Musac (León) de gestión autonómica, DA2 (Salamanca) y Patio Herreriano (Valladolid) de gestión municipal, Museo Esteban Vicente (Segovia) gestionado por un consorcio de instituciones y CAB (Burgos) gestionado por una caja de ahorros.

[4] José Carlos Brasas Egido, «Un movimiento de vanguardia en el Valladolid de la posguerra: El Grupo «Pascual Letreros»» en Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid (BRAC), nº 43 2008. http://www.realacademiaconcepcion.net/boletin/43bbaa.pdf

[5] Esterismo, según el Diccionario de los Ismos de Cirlot, «movimiento ideológico, poético y artístico, fundado en Montevideo en 1944 (…) denominado así por un poema de José Parrilla donde el nombre Ester se repetía setecientas veces». Juan Eduardo Cirlot, Diccionario de los Ismos, Barcelona, 1949. Reedición Editorial Siruela, Madrid, 2006. Pp. 214-216.

[6] http://www.wikisalamanca.org/index.php?title=Grupo_Koin%C3%A9

[7] A pesar de que la disolución del grupo está datada en 1956 al parecer continuaron con talleres y exposiciones de arte infantil, en relación con la Escuela de Comercio de Salamanca, como la muestra en el Círculo de Bellas Artes, relatada en ABC del 4 de enero de 1957: «Niños y niñas de once años han puesto todo su entusiasmo y capacidad estética para producir esta exposición». Dicha muestra será itinerada por varias ciudades de España y en la exposición mundial de Japón organizada por la Asociación Morinaga en colaboración con la UNESCO. entre 1957 y 1958 a través de Armando Suárez Gómez.

[8] Javier Panera Cuevas, «El grupo Koiné y los inicios de la pintura informalista en Salamanca (1955-1959), en Dos décadas de cultura artística en el franquismo (1936-1956). Actas del Congreso. Vol. 1, Universidad de Granada, Granada, 2001, pp. 745-759;

[9] http://www.fernandomayoral.com/

[10] «Ha sido inaugurada la Exposición de Arte Infantil organizada por el Grupo Koiné, de Salamanca», ABC del 4 de enero de 1957. Pág. 37

[11] El domingo 4 de marzo de 1983 en ABC, «Salamanca. Coincidiendo con el XXX aniversario de la fundación de la Galería Artis, se está celebrando en sus locales una rememoración del Grupo Tormes (1959 -1962), del que formó parte el malogrado pintor salmantino Ricardo Montero. Como recuerdo íntimo a su memoria, han organizado una muestra colectiva Andrés Abraido del Rey, Pilar Blas, Zacarías González, María Cecilia Martín, Fernando Mayoral, Jacinto Orejudo, Demetrio Salgado, Domingo Sánchez, Mariano Sánchez Manzano, Manuel Sánchez Méndez e Isabel Villar. También figuran obras del propio Ricardo Montero. La exposición estará abierta hasta el próximo día 9».

[12] http://www.wikisalamanca.org/index.php?title=Isabel_Villar_Ortiz_de_Urbina

[13] Torío Cabezón, Ramón: Retrato de familia (Autobiografía del Grupo Simancas). Colección: Libros singulares. Coedición Diputación de Valladolid y Fuente de la Fama. Valladolid, 2010. ISBN: 978-84-614-01420. Edición no venal

[14] Luis García Martínez, “De la poética individual a la articulación del grupo” en Colectivo 4, edita Instituto Leonés de Cultura. León 2007.

[15] Galería dirigida por los hermanos Jesús y Ángel Serrano durante treinta y siete años (1963 – 2000) por donde pasaron los más importantes y renovadores artistas de la segunda mitad del siglo XX.

[16] Olga Fernández y Víctor del Río (eds.) A UA CRAG, Valladolid, Junta de Castilla y León, 2008.

[17] Miguel Moradillo, “Arte agrupativo y distributivo en Burgos” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/05/24/arte-agrupativo-y-distributivo-en-burgos/

[18] http://www.monografico.net

[19] FEVESA: Federación de asociaciones de vecinos de Salamanca

[20] Manuela Zarza Martín, http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/04/26/el-gallo-espacio-de-arte-contemporaneo/

[21] Olga Fernández y Víctor del Río, “Conversación con Rafael Lamata”, en A UA CRAG, Valladolid, Junta de Castilla y León, 2008, p. 119.

[22] Joan Casellas, “Tú y ese otro asunto: Como reinventamos la acción de los 90” en Performancelogía. http://performancelogia.blogspot.com/2007/08/t-y-ese-otro-asunto-como-reinventamos.html

[23] http://www.espaciotangente.net/

[24] Ficha Espacio Tangente en  ADACYL. http://www.adacyl.org/?p=947#more-947

[25] Ficha Espacio Tangente en  ADACYL. http://www.adacyl.org/?p=947#more-947

[26] Víctor del Río, Espacio Tangente en  ADACYL. http://www.adacyl.org/?p=2433#more-2433

[27] Ficha Espacio Tangente en ADACYL. http://www.adacyl.org/?p=947#more-947

[28] “Colectivo Oma”, http:// omacolectivo.com

[29] http://ayuntamientohuerta.es/interes.php

[30] http://www.imagenesypalabras.com

[31] http://seminario-sdlm.blogspot.com/

[32] Elena Santos, “Informe sobre espacios y proyectos alternativos” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/informe/

[33] Colectivo “Rémora”, http://colectivoremora.wordpress.com

[34] Espacio “El Ralo”, http://www.myspace.com/elralosalamanca

[35] http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/04/28/imagenes-y-palabras/

[36] http://videodomestico.wordpress.com

[37] http://homelessvideo.blogspot.com/

[38] Julio Falagán, “La Casa Rancia” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/ 2010/05/03/la-casa-rancia/

[39] Elena Santos, “ASAC” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/05/03/asac/

[40] http://depictingintro.blogspot.com/

[41] Julio Falagán, “Atómica” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/05/03/atomica/

[42] Colectivo “Arañando Signos”, http://aragnadossignos.blogspot.com

[43] http://www.explorafoto.com/

[44] “Un mundo feliz” en ADACYL. http://www.adacyl.org/?cat=128

[45] Víctor del Río, “SPS” en ADACYL. http://www.adacyl.org/?p=2243#more-2243

[46] “Leopoldo Ferran & Agustina Otero” en ADACYL. http://www.adacyl.org/?cat=80

[47] “Juárez y Palmero” en ADACYL, http://www.adacyl.org/?cat=89

[48] Colectivo “Triple Art Gallery”, http://www.tripleartgallery.com

[49] http://elcolectivo4.blogspot.com/

[50] Luis García Martínez , “De la poética individual a la articulación del grupo” en Colectivo cuatro. Instituto leonés de cultura, Diputación de León. ISBN-13: 978-84-95702-81-4. P. 13.

[51] http://www.quadraquinta.org/losnavegantesdelpalomar/

[52] Elena Santos, “Las Edades de Moncho” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/04/28/las-edades-de-moncho/

[53] http://www.avacastillayleon.es/n/len/0

[54] Javier Redondo “Contestación de AVA” en Toda práctica es local. http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal/2010/04/13/contestacion-de-ava/

[55] http://www.musacvirtual.es/todapracticaeslocal

[56] http://www.adacyl.org/

This entry was posted on viernes, febrero 25th, 2011 and is filed under COLECTIVOS, DOCUMENTOS de los PARTICIPANTES. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply